Jerbos. Informaci贸n de inter茅s.

Introducci贸n

Los roedores que com煤nmente llamamos 鈥渏erbos鈥 y que se venden como mascotas son en realidad聽gerbiles de Mongolia聽(Meriones unguiculatus). Pertenecen a la familia de los m煤ridos igual que las ratas y los ratones. Los verdaderos jerbos son roedores de la familia de los dipodios. Pero, dado que todo el mundo en Espa帽a conoce a los gerbiles de Mongolia como 鈥渏erbos鈥, en adelante los llamaremos as铆 para evitar confusiones

Son animales des茅rticos y en la naturaleza viven en t煤neles, donde se protegen de las temperaturas extremas, aunque no hibernan. Se alimentan b谩sicamente de semillas, hierbas, ra铆ces, etc., pero son omn铆voros y no desaprovechan cazar alg煤n insecto si pueden. Son muy sociales y viven en colonias normalmente compuestas por un macho, una hembra y sus cr铆as j贸venes.

De adultos, su tama帽o est谩 entre el de un rat贸n y el de una rata, teniendo un peso entre los 50 y 120 gramos. Su cola es aproximadamente de la misma longitud que su cuerpo y est谩 provista de pelo.

Los jerbos originales son de un color llamado 鈥済olden agout铆鈥, que es marr贸n con mechas negras y rubias y con la panza color claro, pero a base de cruces durante d茅cadas, los criadores han conseguido m谩s de 30 variedades de color distintas.

Fueron llevados al campo de la investigaci贸n hace m谩s de 50 a帽os y superaron a ratas y otros roedores en las pruebas de laboratorio gracias a su gran inteligencia. Su docilidad y f谩cil cuidado llevaron a que algunos investigadores empezaran a llevarse algunos ejemplares como mascotas y as铆 empez贸 su vida como animal de compa帽铆a.

Son animales amistosos con el ser humano, no suelen morder si no se les maltrata o manipula incorrectamente, son tremendamente r谩pidos y 谩giles, pero sobre todo, lo que les caracteriza es su gran curiosidad. Adem谩s, sus diferentes personalidades los hacen animales fascinantes de observar.

[gsf_space desktop=鈥30鈥 tablet=鈥20鈥 tablet_portrait=鈥20鈥 mobile_landscape=鈥10鈥 mobile=鈥10鈥砞
[gsf_space desktop=鈥30鈥 tablet=鈥20鈥 tablet_portrait=鈥20鈥 mobile_landscape=鈥10鈥 mobile=鈥10鈥砞

Comportamiento

Est谩n activos tanto de d铆a como de noche, alternando periodos de sue帽o y de actividad. Construyen nidos para dormir y suelen hacerlo todos juntos, sobre todo si hace fr铆o. No conviene despertarlos cuando duermen para no irritarlos.

Adem谩s de comer y dormir, pasan mucho tiempo jugando con cualquier objeto que les ofrezcas, aunque en ocasiones se cansan una vez satisfecha su curiosidad.

Roer es una de sus principales ocupaciones diarias ya que, como buenos roedores, tienen dientes que les crecen toda la vida y deben desgastarlos para que no les creen serios problemas al comer. Por tanto, una de sus maneras de explorar o jugar con algo, es destruirlo con sus poderosos incisivos que pueden acabar con la mayor铆a de complementos de las jaulas para roedores que venden habitualmente, sobre todo si son de pl谩stico. Pero lo que de verdad les fascina son los rollos de cart贸n del papel higi茅nico y de cocina. Su pasatiempo favorito es destruirlos, as铆 que toda persona que tenga jerbos deber铆a almacenar todos los que pudiera para que ellos los disfruten.

Tambi茅n dedican mucho tiempo a excavar, o al menos a intentarlo, pues en la naturaleza construyen t煤neles como madrigueras, as铆 que se pueden pasar mucho tiempo ara帽ando, lo que les ayuda tambi茅n a desgastar las u帽as. Si se les da la oportunidad de hacerlo, es muy curioso ver c贸mo usan sus patas traseras para propulsar hacia atr谩s el material excavado y c贸mo su cabeza hace las veces de ariete para apartar todo lo que les molesta.

Son muy limpios y, no s贸lo se acicalan ellos mismos, sino que se lo hacen tambi茅n a otros individuos de su clan. Adem谩s no suelen tener un olor muy fuerte, por lo que no es necesario limpiar sus habit谩culos muy a menudo. Pueden aguantar perfectamente tres semanas o m谩s sin que su jaula o pecera est茅 muy sucia.

Suelen arrastrarse porque poseen una gl谩ndula odor铆fera en su panza que usan para marcar con su olor todo el territorio, incluidos los otros individuos, todos los objetos a su alcance y nosotros mismos si les ponemos la mano cerca. Es su manera de reclamarlo todo para ellos. Este comportamiento es m谩s intenso en los machos.

Son muy atl茅ticos y no s贸lo por lo r谩pidos que son, sino por su grand铆sima capacidad de salto, llegando a elevarse del suelo m谩s de medio metro si se lo proponen. Tambi茅n suele sorprender la facilidad con la que se ponen a dos patas, en ocasiones totalmente erguidos. Adem谩s son muy buenos trepando, lo que unido a su inteligencia los hace buenos 鈥渆scapistas鈥.

Tambi茅n hay que destacar que algunos son asustadizos, unos m谩s que otros, y suelen correr a esconderse o saltar de pronto hacia arriba porque se sobresaltan. No tiene que ser necesariamente por ruidos fuertes, ya que muchas veces los hay y no les prestan atenci贸n. Su manera de avisar a otros jerbos de lo que ellos consideran un peligro potencial es tamborilear fuerte con sus patas traseras, aunque ese ruido lo hacen tambi茅n cuando se est谩n cortejando para aparearse.

Tienen buen o铆do y eso hace que gran parte de los ruidos que ellos hacen, los emitan en frecuencias que nosotros no captamos. ero a veces s铆 se les oye como si piasen. Dependiendo del caso puede ser por miedo, para protestar por algo o simplemente de gusto cuando los acicalan. Tambi茅n tienen buena vista y buen olfato.

El celo de las hembras merece menci贸n aparte, pues les cambia totalmente el comportamiento. Entran en un estado de desesperaci贸n grande para aparearse con el macho que, una vez captada la provocaci贸n, se dedica a perseguir a la hembra y montarla cada pocos segundos. De hecho, los jerbos tienen el record de apareamientos por hora en el mundo animal. Las hembras tienen el celo habitualmente cada cuatro d铆as y les dura entre 12 y 24 horas.

Hay que tener en cuenta que las hembras tienen el car谩cter habitualmente m谩s fuerte que los machos y que, si ven a otra hembra en celo, suelen intentar evitar que esta se aparee para maximizar las probabilidades de supervivencia de su propia descendencia hipot茅tica. Esto puede llegar a provocar peleas en algunas ocasiones y por ello no se recomienda en ning煤n caso ni tener grupos de adultos de distintos sexos (exceptuando el caso de una pareja de macho y hembra, por supuesto), ni grupos de hembras adultas de m谩s de tres (aunque hay quien cree que tres ya son muchas). Tampoco se deben tener grupos de machos de m谩s de cuatro, porque puede haber conflictos de dominancia igualmente. De igual manera, nunca se deben mezclar jerbos con otros animales, incluso aunque sean roedores.

A煤n as铆, los jerbos son animales sociales y si est谩n solos est谩n tristes. Solamente en casos excepcionales, como jerbos de avanzada edad que se han quedado solos, podr铆a resultar inapropiado buscarles un compa帽ero. Por eso, lo mejor es tenerlos por parejas del mismo sexo, para que sean felices y evitar que cr铆en. A煤n as铆, poner un compa帽ero a un jerbo merece un cap铆tulo aparte, ya que ni mucho menos es sencillo. Es un proceso laborioso que s贸lo funciona en determinadas circunstancias y que se llama 鈥渕茅todo de la jaula dividida鈥. Explicaremos m谩s adelante este m茅todo.

Adem谩s hay que explicar que si un clan de jerbos se separa por m谩s de 24 horas, quedar谩 ya divido y si queremos que vuelvan a estar juntos, habr谩 que estudiar si se les puede aplicar el m茅todo de la jaula dividida o no, pero en ning煤n caso hay que arriesgarse a ponerlos simplemente juntos.

No es habitual que muerdan al ser humano, pero si se les molesta mucho o si olemos a comida, probablemente recibamos un peque帽o mordisco a modo de aviso o prueba, que no nos llegar谩 a perforar la piel. Si verdaderamente se sienten acorralados s铆 que pueden reaccionar en defensa propia y apresarnos firmemente, en cuyo caso deberemos soplarles fuerte a la cara para que nos suelten y limpiarnos la herida si nos han hecho sangrar. No hay que preocuparse ya que los jerbos no pueden contagiarnos ninguna enfermedad importante.

Hay que explicar tambi茅n que los jerbos tienen un m茅todo de escape de sus depredadores con el que hay que tener mucho cuidado. Si se los sujeta por su rabo, ellos tiran fuerte y se desprenden de 茅l para poder huir y salvar la vida. Por eso, hay que tener en cuenta que聽bajo ninguna circunstancia debe agarrarse un jerbo por la cola. Si se hace, lo m谩s normal es que la cola del animal quede amputada, de manera que parte o todo el hueso quede al aire y d铆as despu茅s, tras secarse, se les desprenda, quedando as铆 ya para toda la vida.

Alimentaci贸n y agua

Los jerbos son omn铆voros, pero eso no quiere decir que deban comer cualquier cosa. Podemos dividir la comida que les resulta apropiada en varios tipos:

Comida seca y piensos

Es la base de su alimentaci贸n. Podemos comprar un pienso de calidad o podemos simplemente fabricar nosotros mismos la mezcla. Hay quien incluso recurre a herbolarios para mezclar todos los ingredientes b谩sicos.

Podemos tomar como base comida para h谩mster y le podemos a帽adir cereales como ma铆z o 鈥渃orn flakes鈥, trigo, avena, cebada, etc. Por ejemplo una mezcla tipo 鈥渕uesli鈥 que no contuviese az煤car, nos podr铆a valer.

Las semillas y granos son importantes y se puede a帽adir a lo anterior comida para loros, cotorras o periquitos, pero vigilando que al final no haya un exceso de pipas de girasol o de calabaza, ya que les engordan mucho
Aunque a ellos les encantan conviene restring铆rselas, sobre todo si nuestros jerbos tienen sobrepeso.

Adem谩s, los frutos secos (crudos y sin sal) son tambi茅n una de sus golosinas favoritas y por ello no conviene darselos en demas铆a. Sin embargo, ellos disfrutar谩n de nueces, almendras, avellanas, pi帽ones, etc. cuando se los ofrezcamos.

Piensos recomendados:

  • BUNNY: para jerbos (Rennmaus Traum)
  • OXBOW聽: Healthy Handfuls
  • JR聽FARM: Comida para jerbos (Rennm盲usefutter)
  • SUPREM聽: Gerri Jerbos

Comida fresca

Los jerbos son menos susceptibles a la diarrea que otros roedores, sin embargo no son inmunes y por ello, se les debe acostumbrar a todas frutas y verduras poco a poco. Si el jerbo no est谩 acostumbrado a comer verdura y fruta fresca, 茅sta deber谩 introducirse siguiendo la聽Regla de los 3 d铆as

Es fundamental que tomen este tipo de alimentaci贸n y se suele recomendar administr谩rsela d铆a s铆, d铆a no como complemento a la comida seca. Hay quien cree que esto hace que no necesiten beber agua, pero es un grave error.

Se les puede dar: acelga, espinaca, escarola, endivia, br贸coli, lechuga, can贸nigos, berros, r煤cula, pepino, apio, zanahoria, nabo, alfalfa, calabac铆n, guisantes, lombarda, manzana, pera, melocot贸n, albaricoque, fresquilla, uva, fresa, etc.

Insectos y peque帽os invertebrados

Se les pueden dar de vez en cuando grillos y tenebrios, de los que venden en las tiendas de animales y no hay que asustarse si alguna vez cazan una polilla, hormiga o ara帽a, pero pueden pasar perfectamente sin este tipo de dieta si el pienso tiene la correcta cantidad de prote铆na.

Otros

Hay alimentos que se les pueden dar de forma ocasional, como por ejemplo pan, galleta, queso, yogur natural o alg煤n l谩cteo (aunque hay muchas personas que defienden que les hacen da帽o), patatas fritas y cosas similares, sin embargo no debe hacerse por norma sino como mucho de manera excepcional.

Tambi茅n pueden tomar algunos alimentos cocidos, como patata o arroz.

Al ser animales des茅rticos los jerbos toman poca agua pero, aunque se les den de comer frutas y verduras, es necesario que tengan agua en todo momento. Deben disponer por tanto de bebedero y se les debe cambiar el agua cada pocos d铆as.

Sexado

Conviene saber diferenciar entre machos y hembras porque un error puede convertirse en una larga prole de bocas que alimentar, as铆 que vamos a dar las claves de c贸mo hacerlo.

Un macho adulto tiene los test铆culos bien visibles. Son dos enormes bultos que se encuentran bajo la base de la cola y que parecen tener la forma de un coj铆n.

Por si hay dudas, lo fundamental para diferenciar machos y hembras es ver la distancia entre el ano y el pene o vagina. Si los genitales y ano est谩n muy pegados significa que es una hembra y si est谩n m谩s separados es que es un macho. Sin embargo, cuando los jerbos no son adultos, diferenciarlos puede ser dif铆cil para los no iniciados.

Si los jerbos son beb茅s sin pelo a煤n, a las hembras se les aprecian tres o cuatro pares de mamas en la panza.

Cuidados b谩sicos

Los jerbos no son animales que necesiten especiales cuidados, sin embargo hay cosas que conviene aclarar.

Su temperatura deber铆a estar entre los 18 y 28 grados cent铆grados y nunca habr铆a que dejarlos expuestos al aire libre ni a corrientes de aire. El que les d茅 un poco el sol todos los d铆as les viene bien para que absorban vitaminas y que el calcio se les fije bien en los dientes, pero las altas temperaturas son peligrosas, por lo que no deber铆a hacerse en verano.

Jaula

Podemos alojarlos en jaulas, peceras, terrarios, etc. y en cuanto al espacio que necesitan pues hay quien dice que el m铆nimo es de 0.25 m虏 de superficie por jerbo, pero sinceramente, mejor cuanto m谩s espacio les demos. Sobre todo es importante que pensemos que un acuario de muchos litros de capacidad no sirve de mucho si la superficie en la que se pueden mover es peque帽a. Por ello, si se dispone de espacio, en sus habit谩culos, se puede aprovechar la altura para construirles m谩s pisos o estructuras por las que puedan trepar. Para ello hay que tener en cuenta que los pisos debe poder permitirles ponerse erguidos sobre dos patas y por tanto deben tener una altura m铆nima de 15 cent铆metros.

Hay personas que defienden el uso de acuarios frente a las jaulas, porque piensan que est谩n menos expuestos a corrientes de aire, que son m谩s f谩ciles de limpiar y sobre todo que no permiten salir fuera el sustrato que sin duda los jerbos esparcir谩n por todo el habit谩culo gracias a su instinto excavador. Para los que decidan usarlos, hay todo tipo de accesorios para colgar como bebederos, ruedas de ejercicios, etc.

Sobre las jaulas, pues hay muchas que est谩n dise帽adas para roedores, pero lo que a simple vista parece bien construido, en poco tiempo se puede revelar como poco efectivo. Por ejemplo hay que pensar que las jaulas de un solo piso suelen ser muy peque帽as y que las de varios pisos a menudo usan suelos de rejilla dise帽ados para que toda la suciedad caiga hasta abajo, pero que son aut茅nticas trampas para las patas de cualquier peque帽o roedor. Muchas fracturas y amputaciones han producido esos suelos y, por supuesto, se deben cubrir con materiales s贸lidos que les permitan pisar sin problemas.

Los jerbos muerden todo lo que sea de pl谩stico hasta destruirlo. Si la jaula es de pl谩stico o contiene muchos juguetes de ese material acabar谩 siendo destruida total o parcialmente por los poderosos incisivos de los jerbos.

De todas formas es muy f谩cil comprar una jaula grande, de loros u otros animales, y reformarla por dentro para que se convierta en el hogar de nuestros jerbitos. Construir unos pisos, comprar unas escaleras para p谩jaro o usar tubos de cart贸n que sean muy fuertes para los accesos a las plantas, etc. Incluso de venden 鈥渒its鈥 para hacer esas transformaciones, aunque suelen ser de pl谩stico por desgracia.

Lo que hay que vigilar en cuanto a las jaulas es que las rejas de las paredes no est茅n muy separadas como para que la puedan meter la cabeza ni que sean demasiado estrechas y se les pueda quedar alguna extremidad enganchada.

Respecto de c贸mo limpiar la jaula lo mejor es agua y un poquito de jab贸n junto a un cepillo de dientes viejo que son perfectos para manejarse entre los barrotes.

Sustrato

El sustrato para usar con nuestros peque帽os amigos es otra causa de discordia, ya que se venden muchos preparados de viruta de madera para roedores, lo cual es inexplicable, ya que ellos tienen desarrolladas alergias a varios tipos de maderas, sobre todo pino y cedro, y peor a煤n si est谩n tratadas. Si queremos que nuestros jerbos est茅n saludables, deberemos evitar que en sus jaulas haya elementos de madera sospechosos.

Lo mejor y m谩s barato es usar s贸lo papel higi茅nico. A ellos les encanta y se pasan buenos ratos destroz谩ndolo para acomod谩rselo a su gusto y armarse un buen nido. El papel de peri贸dico es mejor no usarlo porque la tinta de los diarios es t贸xica.

No se debe usar tampoco algod贸n ni telas, pues las deshilachar谩n y cortar谩n, y eso es muy peligroso porque los hilos son suficientemente fuertes como para cortar bocas, dedos e incluso extremidades en animales tan peque帽os.

Hay otro tipo de sustrato que es muy bueno y hasta se lo pueden comer sin problema, que es el fabricado con mazorcas de ma铆z molidas o machacadas, tambi茅n conocido en Sudam茅rica como marlo de choclo. En Espa帽a hay marcas que lo comercializan, sin embargo volvemos al problema del instinto escavador si tenemos jaulas, ya que nos lo pueden esparcir por todas partes.

Ejercicio

Otro tema del que hay que hablar es del ejercicio que hacen nuestros jerbos.

Para que est茅n saludables, lo mejor es que puedan聽disfrutar de paseos fuera de jaula y en entornos controlados聽aunque hay mucha gente que no los saca nunca.

Sin embargo, para poder sacar a los jerbos a jugar, deber谩 ser siempre bajo supervisi贸n nuestra y en lugares a prueba de jerbos, es decir, sin cables que roer, donde no puedan destrozar nada importante con sus dientes y por supuesto con much铆simo cuidado de no pisarlos, de que puedan escapar o de que alguna de nuestras otras mascotas se los encuentre. Se puede hacer en suelos de cuartos de ba帽o (bajando las tapas de inodoro, que saltan mucho y ya ha habido alg煤n ahogamiento), encima de una cama, sobre una mesa no muy alta (poniendo cojines o almohadas en el suelo para que si se caen no se lastimen), etc. Hay que aclarar que esas bolas donde se introduce el roedor dentro y se le suelta por la casa, les resultan bastante estresantes en general y sobre todo, les deja agotados y habr铆a que tener cuidado con ellas.

Si los sacamos a jugar, ellos disfrutar谩n mucho curiose谩ndolo todo y es f谩cil de limpiar lo que puedan ensuciar. Incluso si su alojamiento es una jaula, lo que se puede hacer es sacar la jaula entera a su lugar de juego y simplemente abrirles la puerta. Ellos solos entraran en ella de nuevo para dormir cuando les apetezca, porque efectivamente suelen reconocer eso como su casa.

Para capturarlos, si es necesario, lo mejor es usar un tubo medianamente largo porque los jerbos sienten fascinaci贸n por ellos y acabar谩n entrando dentro. Es mucho mejor que andar persigui茅ndolos por todos lados y acabar sujet谩ndolos de mala manera.

Rueda de Ejercicio

Es conveniente proporcionar a nuestros jerbos una rueda de ejercicio. A algunos no parecen gustarles mucho, pero otros las disfrutan realmente. Eso s铆, hay ruedas y ruedas. Las de pl谩stico suelen durar lo que tardan en encontrar su punto d茅bil y roerlo, por ello conviene que sean met谩licas.

El tama帽o de la rueda les debe poder permitir ponerse estirados en ella y por tanto no les valen las que venden para h谩mster enanos. Una rueda de entre 20 y 30 cent铆metros de di谩metro es adecuada.

Hay que tener mucho cuidado con las colas y extremidades porque, si la rueda no cumple con unos requisitos m铆nimos de seguridad, puede haber amputaciones. Lo ideal es que el suelo de la rueda sea s贸lido (sin rejilla) y que la rueda no tenga radios. Si nuestro juguete no lo cumple, es muy f谩cil cubrir todo con cartones, cinta de embalar, etc.

Desgaste de los Dientes

Para desgastar los dientes, los cartones son ideales y tambi茅n vienen bien esas piedras de minerales y calcio que se venden en las tiendas. De todas formas no nos sorprendamos de verlos morder los barrotes de la jaula, bien sea por necesidad de roer o para pedirnos que los volvamos a sacar a jugar. Las piedras de minerales son peligrosas si las consumen demasiado r谩pido, en estos casos es mejor retirarlas.

Tambi茅n se le pueden proporcionar ramas de 谩rboles libres de pesticidas o maderas de pino sin tratar.

Juntando jerbos.

M茅todo de la jaula/pecera dividida

La cuesti贸n c贸mo hacer para juntar jerbos es importante, ya que muchas veces tenemos un jerbo solo porque sus compa帽eros murieron, porque fue necesario separarlo de ellos o simplemente nos hemos dado cuenta de que ten铆amos un 煤nico jerbo y estar铆a mejor en compa帽铆a. Tambi茅n est谩 el caso de que dos compa帽eros hayan sido separados durante m谩s de 24 horas. En este caso, ellos consideran que su grupo se separ贸 y deben pasar tambi茅n por el proceso para volver a vivir juntos.

Hay que tener en cuenta que los jerbos son muy territoriales y que atacar谩n a cualquier intruso que entre en su territorio sin ser debidamente presentado. Esa presentaci贸n debe hacerse con un m茅todo laborioso, llamado de la pecera dividida que no tiene garant铆as de 茅xito. S贸lo hay una excepci贸n en la que se puede obviar el m茅todo, pero en ning煤n caso est谩 de m谩s realizarlo. Implementar el m茅todo en jaulas es an谩logo, aunque puede ser m谩s dif铆cil dependiendo del tipo de jaula.

Antes de empezar hay que decir que este m茅todo s贸lo es efectivo cuando intentamos juntar dos jerbos solitarios y no vale para grupos. O sea, que si lo que pretendemos es juntar un jerbo con un grupo, no nos vale. De hecho es que no hay m茅todo efectivo para conseguir juntar grupos de jerbos, aunque ya hablaremos m谩s tarde de un caso excepcional.

Como su nombre indica, el m茅todo de la pecera dividida consiste el dividir una pecera en dos partes, usando alg煤n tipo de separador que impida que las dos mitades se comuniquen, pero que a la vez permita que los jerbos que se situar谩n en cada lado, se vean y se huelan. Por ejemplo, nos vale construir un separador con una malla met谩lica, pero hay que asegurarse de que va a aguantar los envites de los jerbos para que no haya problemas.

Una vez separado el habit谩culo en dos, se retiran todos los juguetes para que no los distraigan y se pone un jerbo a cada lado. 脡l m茅todo consiste en dejar que se conozcan durante al menos dos semanas, periodo en el que deberemos cambiarlos de lado cada varias horas. De esta manera los jerbos estar谩n en contacto, pero sin poderse agredir hasta que veamos que est谩n tranquilos como para poder intentar dejarlos juntos.

La idea es que se habit煤en al olor del otro y que no consideren invadido su territorio. A la hora de retirar la divisi贸n, conviene proveerse de unos guantes para poder separarlos si se pelean (se hacen una bola y se muerden el uno al otro). Si la pelea se da, hay que volver al m茅todo por al menos otra semana, antes de volver a intentarlo. De todas formas, hay que vigilarlos muy atentamente durante las siguientes horas y observar su comportamiento durante varios d铆as.

Aparte de ver que ellos est谩n tranquilos y no se agreden, la se帽al de que todo va bien es que se vayan a dormir los dos juntos.

Hay cosas que pueden ayudar, como por ejemplo que el proceso se desarrolle en alg煤n lugar tranquilo y donde no haya m谩s jerbos. Tambi茅n puede ser bueno que cuando les juntemos definitivamente, lo hagamos en un lugar nuevo, que ellos no conozcan y no puedan reclamar como suyo. Aprovechando que ellos siempre tienden a marcar todo el territorio con su gl谩ndula odor铆fera, su orina y sus heces, tambi茅n podemos sacar partido de eso si restregamos a los jerbos por los 鈥渙lores鈥 del otro para que as铆 se acepten mejor.

De todas formas,聽el m茅todo de la jaula dividida es m谩s o menos dif铆cil dependiendo del sexo de los jerbos y de sus edades. Cuanto m谩s mayores son los jerbos, m谩s dif铆cil es juntarlos y tambi茅n suele ocurrir que las jerbas sean bastante m谩s problem谩ticas que los machos.

De esta manera podremos decir que, por lo general, juntar dos hembras adultas es tarea muy complicada, mientras que juntar un macho y una hembra suele ser lo m谩s f谩cil (con uno de los dos castrado).

Juntar adultos con jerbos de menos de 2 meses

Antes hemos hablado de que hab铆a una excepci贸n respecto a la aplicaci贸n del m茅todo y es que si los jerbos no son adultos, no tienen olor propio y no suelen parecer una amenaza a los jerbos que s铆 lo son.

As铆, los jerbos menos de dos meses presentan una gran facilidad para ser juntados con otros individuos y suele ser tan sencillo que es normal que no s贸lo se pueda prescindir del m茅todo de la jaula dividida (aunque se aconseja hacerlo un par de d铆as o m谩s), sino que se puedan llegar a juntar grupos de menores de dos meses con otro individuo o grupo ya formado.

Hay que decir que muchos expertos proh铆ben no s贸lo juntar un grupo de no adultos con uno de adultos, sino que incluso desaconsejan el que se haga con una sola hembra adulta puesto que muchas veces las hembras tienden a atacar a los beb茅s de otras camadas.

En el caso de los machos ocurre lo contrario, ya que suelen ser muy protectores con los peque帽os.

Lo que s铆 est谩 claro es que en ning煤n caso se puede prescindir es de una estricta supervisi贸n sobre todo el proceso.

Longevidad

Los jerbos son animales poco conocidos, y por ello entran en la categor铆a de ex贸ticos. Eso hace que muchas veces se hable de ellos desde el desconocimiento y se digan cosas inciertas. La longevidad de los jerbos es un ejemplo de eso, ya que se suele defender que un jerbo dura entre 3 y 5 a帽os, sin aclarar nada m谩s.

Lo cierto es que un jerbo que tenga salud de hierro efectivamente podr铆a llegar a los 5 a帽os, pero es altamente improbable y ser铆a algo as铆 como decir que una persona llegue a 100. De hecho, si el animal llega a cumplir los 4 ser谩 un gran 茅xito.

Habr铆a que aclarar que un jerbo es viejo a los 3 a帽os, aunque hay incluso personas que defienden que lo son a los 2 a帽os y 9 meses y lo normal es que los jerbos que lleguen a la vejez, mueran entre los 3 y los 4 a帽os.

Los jerbos que nosotros conocemos como mascotas, son producto de la cr铆a en cautividad durante d茅cadas y adem谩s se han forzado cruces que han debilitado su gen茅tica, bien para conseguir nuevos colores, bien para obtener taras y enfermedades que poder estudiar en laboratorios.

El resultado es que probablemente los jerbos originales capturados de la naturaleza, bien podr铆an haber unido unos buenos genes a la alimentaci贸n y seguridad que les da la cautividad para proyectar su longevidad hasta los 5 a帽os, pero 50 a帽os despu茅s, para sus descendientes eso resulta casi una utop铆a.

Salud

Lo primero que hay que decir es que debemos ser responsables con nuestras mascotas. Si acogemos un animal en nuestra familia, adquirimos unas responsabilidades b谩sicas con 茅l, entre las que se encuentran alimentarlo, alojarlo adecuadamente y cuidar de su salud. Por ello, tenemos que recomendar que sea cual sea la especie animal de nuestra mascota, hagamos lo posible por tener localizado un veterinario que lo pueda atender en caso de enfermedad o lesi贸n.

Si nuestro jerbo tiene alg煤n problema de salud se le debe llevar cuanto antes a un聽veterinario especialista en animales ex贸ticos. Para encontrar un veterinario de ex贸ticos cerca de tu lugar de residencia聽consulta el listado de veterinarios de ex贸ticos

Lo que s铆 que tenemos que recomendar es buscar una cl铆nica que est茅 lo m谩s cerca posible de nuestros domicilios, ya que cuando un jerbo est谩 enfermo, cualquier cosa que le estrese le har谩 empeorar r谩pidamente y el traslado hasta un lugar lejano para que lo traten puede ser incluso peligroso.

Una vez dicho esto, hay que decir que lo m谩s importante para mantener a nuestros jerbos saludables es la prevenci贸n, ya que aunque un jerbo est茅 enfermo, muchas veces no nos daremos cuenta hasta que sea ya demasiado tarde y poco se pueda hacer por 茅l. Por ello, debemos observar el comportamiento de nuestros jerbos al menos una vez al d铆a y realizar peri贸dicamente un chequeo b谩sico de su salud.

Dicho chequeo b谩sico debe vigilar que no se den los siguientes signos de enfermedad:

  • Pelo lacio, sucio y desali帽ado. A veces un jerbo se despeina, pero si no se limpia y cuida el pelaje en un signo claro de enfermedad.
  • Exceso de porfirinas聽en ojos y nariz. Las porfirinas son generadas normalmente por los jerbos y son sustancias rojizas que se suelen confundir con sangre. Si el jerbo pasa temporadas segregando un exceso de porfirinas (cromodiacorrea) puede ser por otra enfermedad asociada.
  • Letargo. Si un jerbo est谩 muy aletargado, tambi茅n es signo de que las cosas no van bien. Por supuesto, los jerbos pasan mucho tiempo durmiendo y m谩s cuando se van haciendo mayores, pero a lo que nos referimos es a cuando un jerbo se mueve poco y est谩 con pocas fuerzas.
  • Temperatura. Tambi茅n hay que ver que su temperatura sea normal, ya que un jerbo enfermo pierde calor con rapidez. Su temperatura habitual son los 38 grados cent铆grados, pero puede llegar a los 30 o menos si nos descuidamos.
  • Dientes y u帽as muy largos. Un jerbo con los dientes excesivamente largos puede morir de hambre al no poder comer y por eso hay que vigilarlos bien.
    Las u帽as pueden crecer mucho, aunque no es habitual. Podemos vigilar que no les impidan andar correctamente.
  • P茅rdida de peso. Una p茅rdida de peso repentina es una indicaci贸n clara de problemas, bien en los dientes, bien por otro tipo de enfermedad. Si un jerbo no come o come poco, sus reservas se merman a gran velocidad, pues su metabolismo es muy acelerado.
  • Respiraci贸n muy pesada y agitada. Los jerbos respiran deprisa, pero si notamos que les cuesta respirar es mala se帽al. Puede ocurrirles eso en momentos de estr茅s, pero si se convierte en habitual no es normal. Al llegar a viejos, es normal que su respiraci贸n sea cada vez m谩s dif铆cil.
  • Ruido al respirar. Tambi茅n es signo de enfermedad cardio-respiratoria si hacen ruido al respirar. A veces es como un 鈥渃lic鈥, pero otras veces es m谩s fuerte. Si ocurre eso y no lo tratamos, nuestro jerbo puede morir por la infecci贸n. Podemos acercarnos el jerbo al o铆do para comprobar su respiraci贸n.
  • Come y bebe poco. Hay que vigilar que nuestros jerbos coman porque si no lo hacen es que hay problemas graves. Habr铆a que probar a darles sus golosinas favoritas y debemos preocuparnos si no las comen. Es dif铆cil de comprobar si beben o no porque lo hacen en poca cantidad, pero si se observa que el animal est谩 deshidratado habr铆a que obligarle a tomar agua o darle una papilla con una jeringuilla.
  • Heridas. Si se observan heridas habr铆a que curarlas con yodo diluido en agua (1/10). Es importante que observemos su comportamiento por si las heridas son consecuencia de peleas. Si fuese necesario habr铆a que separar a los jerbos para evitar males mayores. Las heridas por peleas suelen estar en el cuello y en la cola.
  • Bultos y verrugas. Los jerbos tienen tendencia a los tumores y verrugas, sobre todo en la gl谩ndula odor铆fera de su panza, pero tambi茅n pueden aparecer en cara, o铆dos y otros lugares. En el caso de encontrarlos habr铆a que vigilar su crecimiento y consultar con un veterinario.
  • Mal olor en la jaula. Puede ser que simplemente necesitemos limpi谩rsela, pero a veces es se帽al de que tienen diarrea y se pueden deshidratar.
  • Problemas de equilibrio. Si tienen problemas de p茅rdida de equilibrio puede ser por una infecci贸n en el o铆do interno, un tumor cerebral o infartos cerebrales.

En resumen, habr铆a que observar el comportamiento de nuestros jerbos al menos una vez al d铆a y comprobar que se mueven bien. De vez en cuando tambi茅n debemos acerc谩rnoslos al o铆do para comprobar su respiraci贸n, comprobar el olor de su jaula o pecera, examinar su gl谩ndula odor铆fera, su nariz, sus o铆dos, sus dientes, su pelo, su cola y sus 贸rganos sexuales.

Enfermedades

Por 煤ltimo, vamos a enumerar una lista de enfermedades que nos podr铆amos encontrar en nuestros jerbos.

  • Problemas respiratorios e insuficiencias card铆acas: infecciones por virus o bacterias (neumon铆as, etc.), alergias, etc. y/o problemas de coraz贸n.
  • Tumores.
  • Colas amputadas total o parcialmente.
  • Infartos cerebrales. Habitualmente producen par谩lisis.
  • Ataques o epilepsia. Los puede producir el estr茅s y habr铆a que dejar al jerbo en la oscuridad, tranquilo y sin ruidos hasta que se le pasen
  • Nariz u o铆dos con exceso de mucosidad (porfirinas). Se llama cromodiacorrea y por s铆 sola no suele ser un problema, sino un s铆ntoma de algo m谩s grave.
  • Par谩sitos externos. Si tienen 谩caros u otros par谩sitos lo confirmaremos pas谩ndoles por el pelo una toallita de papel o envolvi茅ndolos en ella un rato. Si en el papel vemos par谩sitos, limpiaremos bien toda su jaula y nos pondremos en manos del veterinario.
  • Diarrea. Habr铆a que hidratar al jerbo y reducir su ingesta de vegetales. Si no mejora en 24 horas, habr铆a que ir al veterinario, ya que puede ser por una enfermedad m谩s grave como la de Tyzzer, que es mortal para los roedores.
  • Dientes demasiado largos.
  • Golpes de calor.
  • Problemas en el o铆do interno. Tumores, infecciones e infartos cerebrales producen p茅rdida de equilibrio.
  • Fracturas de huesos. Si la fractura no es grave se curar谩 sola en poco tiempo, pero si no, podr铆a ser necesaria una amputaci贸n.
  • Cataratas.

Reproducci贸n

No se va a recomendar en ning煤n caso desde estas l铆neas el criar jerbos ni ning煤n otro animal dom茅stico. Lamentablemente hay demasiados abandonos y precisamente el control de la natalidad es una necesidad por el bien de tantos y tantos animales que esperan ser rescatados en perreras y asociaciones de animales y otros muchos que mueren o simplemente pasan su vida mendigando en la calle. Por todo ello, la recomendaci贸n para los no iniciados es no criar sino adoptar. Por muy bonita que sea la experiencia de verlos crecer, tan buena o mejor es la de rescatar otros animales necesitados.

La opci贸n clara por tanto es mantener a estos animales sociales en grupos del mismo sexo, pero tambi茅n podemos mantener parejas de macho y hembra si alguno de los dos est谩 esterilizado. Est谩 claro que una castraci贸n es muy cara (m谩s en hembras que en machos), pero tambi茅n son claras sus ventajas, ya que el estado natural del jerbo es en pareja y evitaremos as铆 la cr铆a sin control. Adem谩s hay beneficios en la salud de nuestros animales, como por ejemplo evitar los tan recurrentes tumores de ovarios en las jerbas. Sin embargo hay que advertir que no todos los veterinarios se atreven a esterilizar jerbos y que hay muchos riesgos en operar un animal tan peque帽o, ya que no se les pueden hacer pruebas previas para ver su estado de salud. En machos, la operaci贸n de esterilizaci贸n parece a priori m谩s sencilla.

Dicho esto, hay que hablar del tema de los embarazos porque muchas veces nos llegan hembras ya embarazadas o se da un error de sexado y simplemente ocurren.

El embarazo de una jerba dura 24 d铆as聽m谩s o menos y de 茅l pueden salir camadas de聽entre 2 y 10 jerbos聽perfectamente, aunque no suelen pasar de 7. Las camadas de pocos individuos corren el riesgo de fracasar porque no estimulan lo suficiente a la madre para dar leche, pero si se da el caso o si la madre muere, se les puede intentar alimentar a mano cada dos o tres horas usando leche para cachorros de gato y un cuentagotas o una jeringuilla.

Las madres primerizas suelen tener m谩s problemas para sacar adelante a su prole, y se maximizan sus posibilidades si tienen la ayuda de otros jerbos, pero hay que tener cuidado, ya que una hembra adulta podr铆a matar a la descendencia de otra y un macho adulto dejar铆a embarazada de nuevo a la madre en cuesti贸n de pocas horas tras el parto. Una hembra joven, por ejemplo, ser铆a perfecta.

Debemos tener en cuenta que, si no separan machos y hembras,聽nada m谩s parir una jerba puede volver a quedarse pre帽ada. Si una jerba queda embarazada mientras alimenta a otra camada, la implantaci贸n de los embriones normalmente se retrasar谩, de manera que el parto puede ser hasta los 40 d铆as tras el apareamiento, en lugar de los 24 habituales.

Las cr铆as聽nacen sordas, ciegas y sin pelo聽y casi duplican su tama帽o d铆a a d铆a, pero no deben ser manipuladas por nosotros hasta los 10 d铆as, para evitar que les dejemos un olor extra帽o y sean rechazadas o atacadas por la madre. Poco a poco les saldr谩 pelo, se les formar谩n ojos y orejas y corretear谩n por todos lados. Despu茅s abrir谩n los ojos y a las 3 semanas empezar谩n a probar agua y comida, aunque seguir谩n mamando hasta las 4 semanas m谩s o menos. Hay quien dice que est谩n listos para separarse de la madre en cuanto dejan de mamar, pero no es bueno hacer eso, ya que aunque pueden vivir ellos solos, es mejor que aprendan lo necesario de sus padres hasta las 6 semanas. Eso les ayudar谩 en su vida adulta.

Conviene separar la camada en machos y hembras antes de que cumplan 10 semanas. Evitaremos as铆 una explosi贸n de natalidad sin control a medio plazo, ya que las hembras pronto entrar谩n en celo, aunque normalmente no procrear谩n hasta unos meses despu茅s. A煤n as铆, no podemos permitir que se repita el caso de tres o cuatro a帽os atr谩s en el Reino Unido, donde se llegaron a encontrar 550 jerbos totalmente desatendidos en un peque帽o bungalow de unos pocos metros cuadrados.

[gsf_space desktop=鈥30鈥 tablet=鈥20鈥 tablet_portrait=鈥20鈥 mobile_landscape=鈥10鈥 mobile=鈥10鈥砞

No est谩 permitido copiar este documento o partes de 茅l sin permiso del autor. Si deseas difundir esta informaci贸n puedes hacerlo mediante un enlace a esta p谩gina. Para cualquier duda sobre el contenido de la p谩gina web de La Madriguera el correo de contacto es: info@madrigueraweb.org.

[gsf_space desktop=鈥30鈥 tablet=鈥20鈥 tablet_portrait=鈥20鈥 mobile_landscape=鈥10鈥 mobile=鈥10鈥砞
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines anal铆ticos. Al hacer clic en el bot贸n Aceptar, acepta el uso de estas tecnolog铆as y el procesamiento de tus datos para estos prop贸sitos. Ver
Privacidad